Información para educadores.

¿Se debe educar la sexualidad en la escuela?

La educación afectivo-sexual es asunto tanto de la familia como de la escuela, pues el desarrollo sexual se manifiesta en estos ámbitos. La sexualidad no es algo que podamos quitar o poner cómo y cuando queramos. Nuestro cuerpo es sexuado siempre, por tanto no se puede quitar la sexualidad al entrar en la escuela.

Durante mucho tiempo el tema de la sexualidad se mantuvo al margen de la acción educativa sistemática y, en el mejor de los casos, se limitó a la transmisión de información sobre aspectos anatómicos y fisiológicos, soslayando sus dimensiones afectiva y ética.

Sin embargo, el hecho de que la educación sexual no haya formado parte del contenido educativo explícito en la escuela no quiere decir que las niñas y los niños y, más aún, los adolescentes carezcan de información y dejen de reflexionar sobre su propia sexualidad

La educación sexual es parte indispensable de la educación integral y la educación integral es necesaria para el desarrollo armónico de los individuos. No hay manera de ofrecer al educando una educación sexual adecuada sin inculcar en él, simultáneamente, las ideas de responsabilidad para consigo mismo y para con los demás, de equidad entre los sexos, de tolerancia y de libertad como autodeterminación. Para nosotros, maestros y maestras, es indispensable saber acerca de la sexualidad empezando por la propia, actualizarnos, ya que para poder educar, debemos a la vez educarnos

La escuela y el trabajo del profesor además de contribuir al desarrollo sistemático de las habilidades intelectuales y a la adquisición de conocimientos básicos de las ciencias naturales y sociales deben contribuir a la formación de actitudes y valores fundamentales que permitan a los individuos desarrollar plenamente sus potencialidades, integrarse a la sociedad y participar en su mejora

Existe el dilema de si se les deba dar o no información y educar en la sexualidad, pero este es un falso dilema, porque los niños y niñas de una forma u otra reciben información de otras fuentes probablemente inadecuadas.

Los niños tienen una gran necesidad de conocer y de recibir información y no debemos negárselo, ya que el conocimiento de lo relacionado con la sexualidad es positivo porque ayuda a asumir de forma responsable el hecho de ser sexuados.

Una adecuada educación sexual, aun cuando sea temprana, no entraña precocidad ni promiscuidad, sino que, como todo conocimiento, debe preparar al individuo para enfrentar mejor la vida, al convertirlos en lo prohibido y darles una carga negativa, estimula la curiosidad y la vuelve una práctica oculta.

Nuestra tarea como educadores y educadoras es de gran trascendencia, pues nos toca responder a las dudas y a la necesidad de conocimientos de esa parte de la sociedad que, precisamente, estamos formando. La información debe ser rigurosa, objetiva y completa a nivel biológico, psíquico y social, entendiendo la sexualidad como comunicación humana y fuente de salud, placer y afectividad. Además desarrollando una actitud positiva y responsable

El papel del profesional docente: 

Los profesores/as de la etapa de educación infantil, además de cuidar sus actitudes, deben programar aspectos de educación sexual, dentro de la metodología globalizada que incorpora todos los temas de interés para el niño y para su formación integral

Si la sexualidad está presente desde el nacimiento, la educación sexual aparecerá desde ese momento en base a las actitudes de cariño y aceptación.

La educación sexual atenderá a las necesidades de los alumnos/as, y por tanto irá variando ( la información a proporcionar y metodología) a lo largo de los cursos escolares

La educación sexual, pretende la formación de actitudes positivas frente al sexo y la sexualidad, y asimismo ha de pretender que el niño pueda tener la base suficiente apoyada en la información objetiva y técnica para formarse criterios sobre aspectos particulares de la sexualidad

 

Requisito para ello es en primer lugar que el educador:

1- Acepte su yo sexual; el adulto que rechaza su sexualidad no podrá ser modelo de identidad sexual, ni transmitir actitudes positivas

2 – Conciba la sexualidad como una parte integrante del ser humano

3 – Sea objetivo en la transmisión de la información

4 – Se haya formado criterios comprensivos y abiertos sobre la sexualidad humana

5 – Tenga actitudes positivas sobre la sexualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: